fbpx
Buenos Aires - Argentina
El tiempo - Tutiempo.net

Pareja Gay discriminada en balneario

Por  |  0 Comentarios

Mar del Plata: Gustavo Posati, de 30 años y Mariano Domínguez, de 31, son pareja. El viernes pasado fueron a pasar la tarde al balneario que tiene el exclusivo Ocean Club sobre Playa Grande, en Mar del Plata. Fueron allí gracias a un amigo que es hijo de un socio del lugar. Al otro día, cuando quisieron regresar a disfrutar del día en el mismo lugar, un empleado del Club les impidió el acceso, alegando que el día anterior habían protagonizado «escenas gays». Los jóvenes denuncian que fueron víctimas de discriminación por su orientación sexual.

En el Club, en tanto, aseguran que no se trató de un caso de discriminación, sino una respuesta por el mal comportamiento de personas que, además, estaban en el lugar sin ser socios.

«Fuimos a pasar el viernes a la tarde al Ocean Club. Mi amigo, mi pareja y yo. Estuvimos los tres ahí. En una sombrilla los tres, todo bien. Al otro día vamos y en la puerta nos para un tipo y nos dice que tenía directivas de no dejarnos entrar, que solo podía entrar el hijo del socio», relata a LA NACION Posati, uno de los jóvenes que aseguran haber sido discriminados.

«Nos dijeron que no podíamos entrar porque una señora se había quejado, porque habíamos estado haciendo ‘escenas gays’ el día anterior. Dijo que nos habíamos besado en público, algo que no ocurrió», continúa el relato el joven, que es traductor de inglés y fue a pasar fin de año a «La Feliz» con su pareja, con quien convive en Buenos Aires hace casi un año y medio.

«Estuvimos tomando mate ese viernes. No hicimos nada. No sé si le habré dado un pico a Mariano, no somos de mostrar cariño en público. No transamos. Somos adultos, ubicados -dice Posati-. Si hubiéramos hecho algo estábamos también en nuestro derecho, pero no fue así».

La respuesta del Ocean Club
Fuentes del Ocean Club aseguraron que «de ninguna manera se trató de un caso de discriminación. El Ocean Club no discrimina ni discriminó nunca».

Al explicar lo que había sucedido, dijeron que simplemente «hubo un tema con un invitado que no es socio que generó un comportamiento por el que se quejó una persona. Cuando un empleado fue a comunicarles a los jóvenes sobre esta queja, ellos reaccionaron de malas maneras con el personal del Club».

«El club no discrimina, tenemos socios que tienen distintas tendencias, nos importa el comportamiento -señalaron desde el OC-. Si alguien hace algo inapropiado, no importa si es una pareja heterosexual u homosexual».

Las mismas fuentes señalaron que el año pasado se expulsó a socios que se habían peleado. «Fue por un tema de comportamiento. Lo mismo que ahora. No hubo discriminación».

«Un lugar familiar»
A pesar de que un hombre les impidió el acceso al balneario, esa tarde los jóvenes ingresaron junto a su amigo Sebastián Grimaldi, de 39 años, hijo de un socio del tradicional club, a pasar la tarde en el lugar.

«Van a ingresar igual porque vienen conmigo», le contestó Grimaldi al hombre que les bloqueó el acceso, según se ve en un video que los jóvenes subieron a las redes sociales.

Pero una vez adentro, se les acercó una persona -«un carpero», según Posati- y les señaló que ellos no se podían besar en público porque ese era un «lugar familiar».

Este momento también quedó grabado y fue subido a Instagram por la pareja. Allí se escucha al empleado del lugar decir: «Este es un club de familia», a lo que los jóvenes responden: «Nosotros también somos familia. Ley de matrimonio igualitario. Gays, lesbianas, parejas hetero, somos todos familia». «¿Yo te estoy gritando?», pregunta el empleado. «No, pero me estás discriminando», contesta uno de los jóvenes.

«Para mí inventaron lo de la señora que se quejó, para no hacerse cargo de lo que ellos realmente piensan -señala Posati-. Ese día nos quedamos en la playa, pero la pasamos muy mal, estábamos incómodos, supertristes por esto».

Posati agrega que el lunes, al llegar a Buenos Aires, se enteraron que habían echado al padre de su amigo del Ocean Club. «Lo llamaron por teléfono y le avisaron», cuenta el joven.

Posati realizó la denuncia correspondiente por discriminación en el Inadi y el próximo sábado 18 de enero van a realizar en la explanada del balneario 1 de Playa Grande, frente al Ocean Club, una manifestación de protesta para repudiar el hecho bajo la consigna «playas libres de discriminación».

El comunicado del Club
Además de las declaraciones que obtuvo LA NACION de fuentes del Ocean Club, la entidad emitió hoy un comunicado para expresar su postura. En él se señala que se trata de un club de cerca de «1000 socios» de distintos lugares del país que «durante todo el año pagamos las cuotas sociales para poder tener acceso durante el verano».

A continuación, el comunicado señala que el club «solo permite el acceso a la playa a socios y a sus invitados exclusivamente».

Con respecto a los hechos en sí, el texto expresa: «El Ocean Club no ha recibido notificación alguna de ninguna denuncia, ni tampoco los supuestos afectados se presentaron con autoridades del club para hacer presente alguna queja antes de dar a publicidad el supuesto incidente».

«El único motivo por el cuál no se les permitió el ingreso a estos señores -continúa el comunicado-, fue porque no eran socios, y tampoco habían sido invitados por un socio».

Finalmente, la entidad asegura que «a lo largo de sus muchos años de historia en Mar del Plata, jamás ha discriminado a sus socios ni a sus invitados con motivo de su orientación sexual, ni ha recibido queja alguna por tal motivo».

El comunicado completo

1) El Ocean Club es un club de socios, que somos cerca de 1.000 de distintos lugares de Buenos Aires, Santa Fe, Rosario, Córdoba y Mar del Plata. Durante todo el año pagamos las cuotas sociales para poder tener acceso a la playa durante el verano. El club solo le permite el ingreso a la playa y al alquiler de sombra con sombrillas y carpas solo a los socios exclusivamente, y sus invitados. Cabe aclarar que lo mismo ocurre con todos los demás concesionarios de balnearios en Playa Grande quienes solo permiten ingresar a esos espacios a quienes han alquilado toldos y sombrillas, con la diferencia que estos últimos son empresas comerciales que alquilan espacios a sus clientes bajo sus propias modalidades.

2) Respecto a los hechos que se denunciaron y tomaron conocimiento público, el Ocean Club no ha recibido notificación alguna de ninguna denuncia, ni tampoco los supuestos afectados se contactaron con autoridad alguna del Club para hacer presente alguna queja antes de dar a publicidad el supuesto incidente.

3) El único motivo por el cual no se les permitió el ingreso a estos señores fue porque no eran socios y tampoco habían sido invitados por un socio.

4) El Ocean Club, a lo largo de sus muchos años de historia en Mar del Plata, jamás ha discriminado a sus socios ni a sus invitados por su orientación sexual, ni ha recibido queja alguna por tal motivo.

Fuente: Germán Wille – La Nacion

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *